Logo_orang_blog
menu-mob.png

La OMNICANALIDAD, una Cuestión de Supervivencia para Muchos Minoristas

October 06 2016

Omnichannel.jpgLa Omnicanalidad ha dejado de ser un concepto de moda reservado a un grupo selecto de compañías. A medida que avanza la tendencia de los consumidores a comprar a través de múltiples canales, los minoristas comprenden que incorporar tecnologías y estrategias que vinculen más estrechamente sus tiendas con la web puede llegar a ser una cuestión de supervivencia. Investigaciones recientes muestran que muchas cadenas están construyendo servicios de canales omnidireccionales, pero algunas lo hacen mejor que otras.

Dentro de la gama de servicios ofrecidos se incluyen cuestiones como:

  • Localizador de tiendas
  • Códigos de barras de los productos
  • Comprar online, recoger en la tienda
  • Igualación de precios online
  • Promociones en compras para teléfonos móviles
  • Y otros servicios destinados a orquestar la venta minorista omnicanal como si se tratara de que en todos los puntos de contacto el cliente encuentre “la misma melodía”

Lo peor para un minorista es tener que decirle a un cliente que un producto que busca no está disponible, cuando el artículo está disponible en otro de sus canales de venta. Por este motivo, cuando un minorista logra conectar las tiendas con la comercialización online, puede enviar las mismas descripciones de los productos en el formato adecuado, utilizando un mismo y único idioma para interactuar con los clientes, independientemente de si lo hace a través de una tienda, un call-center, un sitio web, etc. 

Dado que los minoristas necesitan aprovechar sus activos físicos y digitales para impulsar las ventas logrando hacer llegar información de producto coherente y consolidada, en el momento y el lugar en que los consumidores quieren comprar, la integración de la cadena de suministro e información se convierte en un factor crítico para el éxito comercial. Las empresas tienen que gestionar los sistemas omnicanal de un modo flexible, que les permita sincronizar los datos entre los canales de venta, los proveedores y el depósito, y esto requiere que estén usando los formatos adecuados cuando intercambian datos con los ejecutivos involucrados en cada uno.  Si los datos han sido formateados incorrectamente, por ejemplo, no podrán ser leídos por los sistemas que gestionan los sitios de comercio electrónico. Eso puede producir problemas graves, como que los compradores no puedan ver las descripciones y los precios de los productos.

Adoptar un modelo omnicanal requiere un modelo de datos diseñado para lograr flexibilidad y agilidad, porque de otro modo el riesgo de fracaso es alto. Actualmente algunas grandes cadenas están cerrando tiendas, mientras otros grandes minoristas están fortaleciendo sus esfuerzos en Internet para aumentar la conciencia de marca, la lealtad del cliente y las ventas online y en sus tiendas.

Estos últimos están soportando sus esfuerzos omnicanal con tecnologías que les permiten gestionar eficazmente y sin fisuras el flujo completo de información desde los proveedores hasta la llegada de esa información a los clientes, configurada para satisfacer exitosamente sus expectativas.  

A pesar de que la gestión operativa de una tienda y la de un sitio de comercio electrónico tienen perfiles drásticamente diferentes, todos los procesos comparten los mismos datos estáticos de cliente, producto, proveedor, localización, etc. El problema a resolver es como coordinar la oferta omnicanal en todos los canales basándose en una visión única de la información. Para que esto resulte posible, esa visión única debe estar sostenida por datos maestros sólidos y sin fisuras, almacenados en una plataforma única a la que puedan acceder todos los sistemas operativos y todas las áreas.

Los viejos modos de organización y gestión de la información que permitían la duplicación de los datos, se han convertido en obsoletos y no pueden seguirse utilizando sin consecuencias severas. Las tecnologías de gestión de datos maestros hoy disponibles permiten un uso más eficiente de la información porque la concentran en un repositorio unificado. A la facilitación extraordinaria de la gestión de los procesos que esto trae aparejado se suman las ventajas propias de la reducción de los costos al vender online: no se requiere alquilar espacio en calles o centros comerciales, la tecnología web reemplaza a los asociados y el staff de las tiendas individuales, y no hace falta bloquear el capital para mantener un inventario en múltiples tiendas. En muchos casos un solo centro de distribución de suficiente envergadura puede cumplir con todos los pedidos de un sitio de e-commerce, por lo menos hasta alcanzar una cierta escala. De modo semejante, cuando una estrategia omnicanal se apoya en una plataforma de datos maestros, no es necesario dedicar tiempo, esfuerzo y costos a rastrear la información a través de los sistemas y las áreas, ni procesar información “sucia” o correr detrás de los plazos. La gestión de todo el flujo de información se vuelve manejable sin corridas ni presiones, y los resultados que muestran los reportes se vuelven confiables porque se apoyan en datos precisos y de calidad.

Para entender aun mas la esta tendencia ganadora asista al evento:

New Call-to-action




← Anterior
Siguiente →